Volver del Desierto (1989 - 1994)


Plata sobre gelatina 18x24 cm. montadas sobre soporte libre de ácido y enmarcadas. 40x40 cm.


La inserción forzada de un proyecto político y sus huellas en un área marginal, en los confines de la llanura. Los despojos de un intento en la última zona anexada.


La técnica es un trabajo de experimentación de varios años hasta conseguir el efecto deseado y está ligada al concepto. Los negativos fueron sometidos a un proceso de deterioro, literalmente enterrados, en la misma tierra del desierto en que fueron realizadas las tomas.

 

Por Rodrigo Alonso(*)-
Joaquín Rodríguez trabaja a partir de la manipulación –o el maltrato, como él mismo afirma- del soporte fotográfico. En sus propias palabras: “(trabajo con) una técnica absolutamente artesanal, utilizando los procesos físicos y químicos de la fotografía tradicional. La particularidad radica en someter las películas, durante el proceso, a una serie de malos tratos. Estos malos tratos consisten en incorporar materia orgánica, más precisamente, tierra del mismo desierto en el que fueron tomadas las imágenes. El acabado final se lo dan los viradores sepia, también sometidos a un proceso de desmejoramiento por exposición prolongada al sol radiante del verano (en el mismo desierto)”.

Como el propio artista establece, sus procedimientos se distancian de los formulados por la tradición fotográfica. El proceso artesanal arranca a los registros de su multiplicidad transformándolos en imágenes únicas. Este proceder, si bien apuntala las nociones de estilo y de autor, pone en evidencia también sus limitaciones, ya que el propio artista es incapaz de reproducir exactamente ninguna de sus fotografías. El azar es tan responsable como él de las marcas que atribuimos al autor.

“Imágenes Intermitentes, Arte Argentino Contemporáneo”. (Lima, Perú 2005).
(*) Crítico y curador. Docente UBA / IUNA / UNSAL / MEDAC Barcelona. Miembro de AACA y AICA.


Ver Galería